¿Cómo hablar de Mindfulness con profesionales de RRHH?

Foto: Google

Foto: Google

Uno de los obstáculos más comunes con los que me he encontrado en estos casi cinco años implementando programas de mindfulness en organizaciones ha sido este: ¿cómo hablar de mindfulness con profesionales de RRHH?, ya que suelen ser la contra parte a la que debo explicarles de qué se trata todo esto.

 En más de una ocasión me ocurrió que, habiendo preparado una extensa y documentada presentación (de tipo académica, digamos), las únicas dos preguntas que me formularon, incluso antes de empezar a hablar y ni siquiera habiendo abierto mi computador con la presentación: ¿cuánto cuesta y cuánto dura?

 Sería mentira si les dijera que no me frustré, molesté, enrabié y cuestioné mi trabajo en dichas ocasiones. Ciertamente era como no sentirme valorado. En el mejor de los casos, en que los profesionales de RRHH conocían y les gustaba el tema del mindfulness, me formulaban esta otra pregunta igual de difícil: “Ok, pero ¿cómo le vendo esto a mi Gerente?”

 Ahora bien, y teniendo en cuenta que según mi impresión, sería totalmente anti mindfulness que en este post yo transmitiera algo así como “los 5 pasos para ofrecer mindfulness de manera exitosa en empresas”, es decir, una receta sobre cómo hablarle a los profesionales de RRHH, tan solo quiero en estas líneas plasmar por escrito algo de lo que me di cuenta: este obstáculo es parte del juego.

 Es parte del paquete, por así decirlo, de haberse involucrado en esta opción, que para mí es bastante seria, de ofrecer mindfulness en empresas. Y aunque afortunadamente para mi emprendimiento las prácticas de mindfulness hoy son cada vez más populares y además, hoy se habla de experiencia del cliente más que de producto a secas, quiero ampliar el foco desde dicho obstáculo para darle contexto un poco más amplio, pues eso fue lo que me permitió tener mi “experiencia ajá”.

 Aunque suene paradójico si no existiera dicho obstáculo probablemente no se necesitaría incoporar mindfulness a través de programas formales en una organización. Lo digo de otra manera: el hecho de que el mindfulness esté de moda y que hoy estemos ofreciendo programas para aprender a respirar de manera consciente y hacer pausas para bajar las revoluciones, es simplemente una señal de cómo estamos. De hecho, la gran mayoría de las veces, los mismos profesionales de RRHH que gestionan los programas de mindfulness para su organización ni siquiera tienen tiempo para asistir a ellos. Triste, pero cierto.

 Solo me aventuraré a dar este consejo a las personas que trabajan implementando mindfulness en organizaciones: la próxima vez que te pregunten cuánto cuesta y cuánto dura un programa de este tipo, respira antes de responder. Y confía, estás en el lugar adecuado.

 

 Bruno Solari